Restaurante Plaza23

El buen sabor y los buenos ingredientes

Hacer pan de espelta

Me gusta utilizar la espelta para hacer pan por muchas razones. Una de ellas es que tiene un delicioso sabor a nuez, se puede encontrar fácilmente en tiendas o supermercados y es un grano no modificado genéticamente.

Se trata de un grano sin pelar, y pertenece a la misma familia de plantas que el bambú, el arroz, el sorgo y la caña de azúcar. Es muy similar al trigo, por eso se puede utilizar para hacer pan, pasta, dulces y todo lo que hacemos con el trigo.

Hacer pan de espelta

Aunque contiene gluten, y por lo tanto no es apto para celiacos, la espelta tiene más proteína que el trigo, y es más fácil de digerir. Esto significa que algunas personas que son alérgicas al trigo pueden ser capaces de tolerar la espelta.

Para hacer el pan, hay que mezclar y amasar menos, pues las proteínas son más frágiles. También hay que reducir la cantidad de líquido sobre un 25%, pues no absorbe tanta agua como la harina de trigo.

Ingredientes:

  • 300 ml de agua tibia
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura instantánea
  • 1 cucharada de miel
  • 150 g de harina de trigo
  • 140 g harina de espelta
  • 75 g de copos de espelta
  • 1 y 1/2 cucharaditas de sal fina
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida

Indicaciones:

  1. En un recipiente grande mezclamos la harina de trigo, la harina de espelta, los copos de espelta, la sal y la levadura instantánea.
  2. En otro recipiente mezclamos la miel con el agua tibia hasta que la miel se haya disuelto. A continuación, añadimos los ingredientes húmedos en el recipiente de los secos y mezclamos todos los ingredientes muy bien.
  3. Engrasamos con la mantequilla un molde de 20x10 cm, tanto por la base como por las paredes. Vertemos la masa en el molde. Cubrimos el molde con un paño limpio y ligeramente húmedo, y lo dejamos reposar a temperatura ambiente de 30 a 60 minutos, hasta que la levadura haga su efecto y aumente su volumen.
  4. 15 minutos antes precalentamos el horno a 180ºC con la rejilla en el centro. Introducimos el molde en el horno durante 35-40 minutos, o hasta que empiece a ponerse dorado y los bordes de hayan despegado ligeramente de los lados.
  5. Sacamos el pan del horno y dejamos que enfríe sobre una rejilla durante 5 minutos antes de desmoldarlo. Nos ayudamos de una espátula para separar los bordes del molde y lo invertimos sobre un plato dejándolo caer suavemente.

Podemos utilizar el pan en caliente o dejar que enfríe completamente. Lo podemos utilizar para los sandwiches, las tostadas o para lo que queramos.