Restaurante Plaza23

El buen sabor y los buenos ingredientes

Bebidas sin alcohol y sin azúcar

Encontrar una bebida que no tenga alcohol ni azúcar, puede ser bastante complicado más allá de tés y cafés. Pero como nada es imposible, te proponemos dos opciones para que disfrutes de una bebida muy saludable que no incluye alcohol ni azúcar.

Bebida de sandía y fresa

Bebidas sin alcohol y sin azúcar

Esta proporción de sandía-fresas es la acertada, pues no tiene un dulzor excesivo que se equilibra con el jugo de la lima perfectamente. Finalmente, un par cucharaditas de semillas de chía dan a la bebida una textura encantadora.

  • 4 tazas de sandía en cubos
  • 1 taza de fresas sin el tallo
  • 1/2 lima pelada (o el jugo de 1/2 lima)
  • 2 cucharaditas de semillas de chia
  • 6 hojas de menta
  • Hielo (opcional)

Utiliza la licuadora para sacar el zumo a la sandía, a las fresas y a la lima, desechando la pulpa. Añade las semillas de chía y mételo en el frigorífico durante 15 minutos, hasta que las semillas de chía se hinchen.

Machaca 3 hojas de menta en el fondo de cada vaso y llénalo con hielo (opcional). Vierte el zumo y remuévelo. Decora el vaso con unas hojas de menta.

Té verde helado con jengibre y limón

Su sabor es algo afrutado y dulce, pero no empalagoso, ya que el sabor del té está perfectamente equilibrado. El jengibre se nota, pero no es muy picante, y el ingrediente secreto es el jarabe de granada, que añade notas afrutadas.

  • 7 gr de te verde de buena calidad
  • 60 ml de jugo de limón
  • 60 ml de jarabe de granada o melaza de granada (sin azúcar añadido)
  • 3/4 de taza de sirope de jengibre (receta abajo)
  • Menta, para decorar
  • Unas rodajas de limón, para decorar
  • Semillas de granada, para decorar

Elaboración:

Hierve 3 tazas y media de agua hasta que llegue a 80ºC (o hiérvelo y deja que repose durante 5 minutos). Vierte el agua caliente sobre las hojas de té y deja que repose durante 5 minutos. Cuela el té y desecha las hojas.

Agrega el jugo de limón, el jarabe de granada y el jarabe de jengibre. Vierte 2 litros de agua fría, mézclalo y deja que repose durante toda la noche en la nevera. Sírvelo con hielo acompañado de una rodaja de limón, semillas de granada fresca o un puñado de hojas de menta.

Para hacer el jarabe de jengibre (1 taza):

  • 50 gr de jengibre fresco con piel
  • 120 gr de azúcar
  • 100 ml de agua

Corta el jengibre en trozos pequeños y tritúralo hasta que quede fino. Añade el azúcar y el agua a una olla grande y mézclalo. Deja que llegue a ebullición y baja el fuego. Cocínalo a fuego lento hasta que el azúcar se disuelva. Añade el jengibre picado y deja que enfríe. Mételo en la nevera durante toda la noche para que repose.

Al día siguiente, cuela el jarabe en un colador de malla fina, al menos dos veces, para retirar los trozos más finos de jengibre. Elimina el jengibre y utiliza el jarabe para hacer la bebida.